viernes, 22 de septiembre de 2017

Solidaridad con los compañeros procesados

El próximo lunes día 25 y el próximo miércoles día 27 se celebrarán los juicios a los 10 compañeros de industria auxiliar detenidos en las movilizaciones en Navantia Puerto Real y los 3 de la plantilla de Navantia San Fernando detenidos en las movilizaciones en el centro de la ciudad en noviembra de 2012, respectivamente.

La reivindicación de carga de trabajo y la defensa de nuestros puestos de trabajo fue el motivo de las movilizaciones de ambas plantillas y de su industria auxiliar. La desproporcionada carga policial sin motivo alguno y las malintencionadas e injustas directrices de la Subdelegación del gobierno provocó las distintas detenciones de dichos compañeros.

Desde el Comité de empresa Navantia San Fernando nos solidarizamos con todos los compañeros procesados en las movilizaciones de ambos centros, de la misma manera que exigimos la total absolución para ellos.

La lucha como la defensa de los puestos de trabajo es tan lícita como digna para el movimiento obrero y para la clase trabajadora. Siempre lo haremos y siempre nos defenderemos ante las agresiones del Gobierno, de la Sepi y de la empresa.

Queremos trasmitir a la plantilla que en los dos procesos estará el Comité de empresa arropando a los compañeros.

José Ignacio Quintana explica los pormenores del juicio a los testigos
En relación con el juicio que afecta a los compañeros de San Fernando, en la mañana de hoy, el abogado que los representa, José Ignacio Quintana, ha mantenido con los testigos una reunión preparatoria en las instalaciones de FABA a fin de coordinar las intervenciones y solventar cualquier duda.

martes, 19 de septiembre de 2017

Navantia intenta afrontar el Plan Industrial por la vía del descrédito

Asamblea de trabajadores y trabajadoras. (foto de archivo)
A lo largo de la mañana de ayer fuimos asistiendo a la publicación, de sendos artículos sobre el supuesto bloqueo al que los sindicatos han sometido a la negociación del plan industrial para la compañía, en la prensa local de las comarcas en que se asientan los centros de Navantia. La sorprendente coincidencia en todos los medios, así como la precisión y exactitud de los datos que aportan nos hacen sospechar de que se trata de un ejercicio de “corta y pega” sobre nota remitida, supuestamente por la propia dirección de Navantia, toda vez que, por lo que sabemos, no se ha producido presentación, comunicación o declaración respecto del citado plan industrial, ni del posicionamiento de las distintas partes, más allá de lo ya conocido desde hace años.

En todos los medios se cita “el documento que recoge el plan” se da este por diseñado. Algunos, como Diario de Cádiz, incluso en primera persona, dando a entender que han tenido acceso a él. Pudiera ser que existiera. O como dicen nuestros compañeros del norte sobre las meigas, “no lo vemos, pero haberlo hailo”. Primero se dijo que SEPI negociaría el plan directamente con los sindicatos al margen de Navantia. Luego que Navantia facilitaría toda la información pertinente para que SEPI elaborase un borrador para iniciar las negociaciones con sindicatos y empresa. Ahora que Navantia ya tiene elaborado el plan. Lo cierto es que hasta el momento sólo contamos con las declaraciones de intenciones de Esteban García y Pilar Platero manifestadas en sus respectivas presentaciones tras sus nombramientos trazando las líneas maestras que presidirían la negociación del plan: mantenimiento de todos los centros abiertos, rejuvenecimiento de plantillas, capitalización, inversiones, modernización, etc., etc., etc. En definitiva, Nada nuevo desde que se comienza a hablar de plan hace años, y que incluso formó parte del núcleo central del programa electoral de CCOO en 2015.

Diario de Cádiz, La Voz de Galicia, Diario de Ferrol y La Verdad de Murcia refieren que “Los sindicatos rechazan negociar el plan estratégico de Navantia” (En Diario de Cádiz en titular de portada) y se comenta que “no se sentarán a la mesa hasta que la empresa abone las asimilaciones atrasadas”, centrando la decisión en el “Comité Intercentros”. Algo que no responde a la realidad. Para empezar el Comité Intercentros no existe. En la actualidad está constituida la Comisión Unitaria de los Comités de Empresa para coordinar las acciones de los Comités de los distintos centros de Navantia y que la Empresa no reconoce como interlocutor válido, por lo que carece de capacidad para bloquear nada. Es cierto que en los centros pertenecientes a la antigua Bazán se están llevando a cabo acciones que han sido adoptadas por las propias plantillas en asamblea y no por los sindicatos ni los respectivos Comités. Por tanto, el supuesto bloqueo, de existir, sería iniciativa de los propios trabajadores y trabajadoras.

Si bien es cierto que la negociación del plan industrial se ve entorpecida en la actualidad, no es por el impago de las asimilaciones. Queremos recordar que tras la sentencia del Tribunal Supremo que anula el IV Convenio de Navantia (dando por válido y vigente el tercero) a principios de año, desde la parte social se dieron por cerradas “todas” las negociaciones con la Empresa hasta ésta no procediera a la aplicación “íntegra” del III Convenio de Navantia, y ya en enero se cerraron las mesas para la negociación del Plan de Igualdad, de Relaciones con la Industria Auxiliar y del conflicto con el colectivo de técnicos superiores, que permanecen en suspenso. Por otro lado, la aplicación del III Convenio no sólo supone el abono de las asimilaciones que se nos adeudan. También forma parte de esa aplicación el bochornoso y vergonzoso espectáculo a que la empresa viene sometiendo a los familiares de fallecidos por enfermedad profesional (como la asbestosis que por su extensión tiene especial significación), obligando a viudas y huérfanos a acudir a los juzgados para reclamar los derechos que el Convenio les otorga. O la participación de los comités de empresa en los procesos de convocatoria y selección de nuevas contrataciones bien sean por tasa de reposición o a través de empresas de empleo temporal. Ninguno de estos pormenores, ni otros muchos, del convenio, motivos también del descontento de las plantillas, han sido citados por quien haya transmitido la nota de prensa a los medios.

Es cierto que nombrados Pilar Platero Presidenta de SEPI y Esteban García Presidente de Navantia, se les pedía que “como gesto de buena voluntad” procediesen al abono de las deudas pendientes, tanto al personal de convenio como al colectivo de técnicos superiores como paso previo al inicio de las negociaciones de Plan y Convenio. También es cierto que Pilar Platero afirmó en reunión mantenida con el Comité de San Fernando el 30 de marzo, y en las que posteriormente mantuvo con el resto de Comités de Navantia, que haría lo posible, augurando buenas perspectivas dadas sus excelentes relaciones con Montoro y su profundo conocimiento del Ministerio de Hacienda, emplazándonos a después de Semana Santa para iniciar su resolución. A partir de ese momento, y acompañado por una malintencionada campaña de intoxicación y desinformación a base de rumores propalados a pie de tajo que anunciaban el pago de las deudas y el fin del conflicto en mayo, en junio, con la paga de julio, a vueltas de vacaciones, en septiembre… ha ido pasando el tiempo sin avance alguno hasta el zafarrancho mediático del lunes.

Cuando a inicios de 2017 planteamos la ruptura de las negociaciones con la empresa, lo hacíamos ante la certeza de su incapacidad para la toma de decisiones y la ejecución de los acuerdos adoptados. Hoy, esta certeza se hace extensiva también a SEPI. Si son incapaces de poner en vigor un Convenio Colectivo, mediando incluso sentencia del Tribunal Supremo, ¿Qué credibilidad pueden tener sus firmas al pie de un acuerdo sobre un plan industrial o un nuevo convenio? Pilar Platero anunciaba que se pondría a trabajar con los ministerios afectados (Hacienda, Empleo, Defensa…) a fin de tener asegurada la aceptación de todos antes de plantear nada y nos aventuraba un proceso rápido. Han pasado siete meses. ¿Qué dicen los Ministerios? En lo publicado estos días nada se menciona de ello. Si no tienen la autonomía ni autoridad necesarias para asumir los acuerdos negociados, cuya legitimidad la propia empresa reconoce en la nota publicada, manifestando además que no lo aplica por tener las manos atadas, ¿Qué ocurrirá con lo que firme mañana, o pasado?

Aceptar iniciar una negociación con el convencimiento de que lo acordado puede quedar en papel mojado sería hacernos cómplices de un abuso más y convertir a nuestros representados en rehenes, algo que desde CCOO en San Fernando no vamos a caer. Más allá del cobro de la deuda al que nuestros compañeros y compañeras tienen pleno derecho (por cierto en San Fernando se ven afectados 700 de una plantilla de 955, por un importe medio entre 2000 y 3000 euros por persona) en CCOO demandamos, al menos un gesto que nos garantice que tanto Navantia como SEPI están capacitados para llegar, y respetar, un acuerdo negociado en igualdad de condiciones para ambas partes.

Con gestos como éste, mal camino llevamos, compañero.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Presentación del nuevo Director del astillero

Aunque desde su nombramiento el pasado mes de julio hemos mantenido algún contacto informal, en la mañana de ayer, José Antonio Rodríguez Poch, recién llegado de Arabia Saudí, se presentó al pleno del Comité como nuevo director de la factoría isleña. En la reunión estuvo acompañado por , Pablo López, Director de Astillero - Bahía de Cádiz y José Antonio Oliva, Jefe de Recursos Humanos de la Bahía de Cádiz.

Tras los saludos y presentaciones iniciales con un talante social, colaborador e ilusionado, Rodríguez Poch inició su alocución trazando las líneas maestras que se marca para su mandato, orientadas a situar a la planta isleña en el lugar que le corresponde por tradición, capacidad y competencia de su plantilla.

El primero de los retos que plantea es la consecución y consolidación de una carga de trabajo estable haciendo una breve referencia a la situación del contrato con Arabia Saudí, del que en un segundo apartado daría información más detallada. Con la experiencia adquirida a lo largo de su trabajo en la Dirección Comercial de la Compañía, se mostró convencido de que la especialización por la que apuesta la actual Gerencia permitirá a San Fernando poner en valor su exelencia en productos clave en la actualidad como son los patrulleros, corbetas y fragatas de medio porte, tanto para la Armada Española como en el mercado internacional.

En segundo lugar planteó la oportunidad que para nuestro astillero supone la descentralización que desde la dirección de la compañía se va a impulsar en esta nueva etapa, ya que permitirá una optimización de los recursos y una gestión más eficiente al estar situada la toma de decisiones próxima a los centros de producción. Ello conlleva una responsabilidad añadida al depender más de nosotros mismos, desafío para el que considera que el personal de San Fernando está más que capacitado.

Destacó el ambicioso plan de inversiones, en parte orientado al contrato con Arabia Saudí, que está en marcha y que permitirá a la factoría dotarse de los medios materiales y recursos necesarios para su modernización y puesta al día de sus instalaciones y así asegurar la capacidad productiva y la primera línea en la parrilla del mercado naval militar.

Algo que aseguró le causa gran preocupación es la desmotivación y desánimo que advierte en la plantilla. En este sentido considera de vital importancia de recuperar la participación activa de los trabajadores y trabajadoras y su implicación en todos los procesos, para lo que solicitó la colaboración del Comité mostrándose dispuesto a dar los pasos necesarios para recuperar por parte de todos el orgullo de pertenecer a un colectivo sobresaliente.

Finalmente mostró su interés en recuperar para la factoría su implicación en la vida social de San Fernando, considerando de vital importancia que Navantia no sólo sea tractora industrial para la ciudad, sino que también debe ocupar el papel predominante en la sociedad civil que en su momento tuvo la extinta Bazán, de manera que la población de San Fernando se sienta orgullosa de albergar en su término municipal una empresa de la envergadura de Navantia.

Finalizada esta primera parte de su itervención abordó el ansiado contrato de las cinco corbetas con Arabia Saudí que nos hace mantener una visión optimista y tranquilizadora respecto a este programa que según aseguró, está en marcha como si ya estuviera firmado.

El presidente del Comité de Empresa, Jesús Peralta (CCOO), emprendió una amplia exposición sobre los temas candentes que afectan al astillero y, por ende, al grupo Navantia en relación con la carga de trabajo, centrando la exposición en Arabia Saudí y, sobre todo, en las alternativas a este contrato, como la segunda serie BAM. En cuanto a relaciones laborales, insistió en la urgente necesidad de la puesta en marcha del Plan de Futuro, aunque previamente es necesario el cumplimiento en su totalidad del III Convenio Colectivo. Como no podía ser de otra manera, el portavoz del Comité de Empresa ahondó en la importancia del plan de inversiones para modernizar el astillero y, por encima de todo, el incremento de la plantilla.

Desde CCOO valoramos el nombramiento de Rodríguez Poch por el conocimiento que tiene del centro y su intención de motivar e ilusionar a todos los trabajadores y trabajadoras, así como su interés de proyectar la imagen del astillero a la ciudad, la provincia… en definitiva al exterior, acorde con nuestros orígenes y nuestra historia.

jueves, 7 de septiembre de 2017

El vocero siempre "la caga" dos veces

El cartero o, mejor dicho, el vocero, vuelve a llamar dos veces a las masas sin percibir que aquellos que se presume que escuchan, lo hacen como se diría en mi pueblo, “como una tapia”, o, dicho de otra manera, predican una y otra vez en el desierto.

No hay más que dar una vuelta por los mentideros de nuestra factoría, para una y otra vez oír los bulos y mensajes malintencionados a la vez que inciertos con un solo objetivo: promocionarse, sacar rédito electoral y desestabilizar a la clase trabajadora para revolucionarla, y hacerlas cambiar de opinión una y otra vez. Tan ilusos no los he conocido. Siempre los trabajadores de Bazán fueron sabios y razonablemente centrados en sus principios. Pero es inútil, el vocero vuelve una y otra vez a insistir sin conseguir fruto alguno. 

Las energías y el ahínco hay que consumirlas en el bien colectivo frente a una empresa, una SEPI y un Gobierno autoritario e incapaz de sacar este sector de la situación en que se encuentra, robando lo que nos pertenece y menospreciando a los trabajadores.

La unión de la clase trabajadora nos reforzará ante las vicisitudes que pretenden hacernos sufrir, pero para eso es imprescindible no crear fisuras y diferencias entre nosotros mismos, porque de lo contrario, nos equivocaremos como los voceros.

Animo compañeros y compañeras, lo conseguiremos.